Menu

Romero vs. Rockhold: Nada que perder, un título por ganar

martes, 06 de febrero de 2018

El primer evento en Perth, Australia, tendrá una gran pelea estelar. Yoel Romero y Luke Rockhold se enfrentarán por el título interino de las 185 libras. UFC 221 es una revancha personal para ambos y no la deben desperdiciar.

Yoel Romero perdió su último combate en UFC 213 ante el actual campeón Robert Whittaker en un duelo que le dio el cinturón interino al australiano y que alejó al cubano de su sueño por alcanzar lo más alto de la división.
Se mantuvo como contendiente número uno y la jerarquía que ha construido a lo largo de sus casi nueve años como profesional, son suficientes para conseguir otra oportunidad de convertirse en monarca.
Con una base olímpica de lucha con la que fue medallista en Sydney 2000 es uno de los peleadores más completos de su categoría.

Además, su poder noqueador es una de sus armas más peligrosas y ha finalizado a 10 de sus oponentes por esta vía incluyendo a rivales como Chris Weidman, Lyoto Machida, Tim Kennedy y Derek Brunson.
>>>Mira El Primer Careo Entre Romero y Rockhold

Por su parte, Luke Rockhold ya sabe lo que es ser campeón de UFC y desde su llegada en 2013 ha enfrentado a los pesos medianos más poderosos. El californiano cuenta con un gran nivel de jiu jitsu y sus combinaciones en la pelea de pie son veloces y sorpresivas.


Ninguna de sus peleas en la empresa se ha alargado a la decisión: seis victorias y dos derrotas. De esos seis triunfos, tres han sido por nocaut y tres por sumisión.
>>>Dale Una Mirada A La Carrera De Luke Rockhold

En UFC 194, no solo le arrebató el título a Chris Weidman, sino que mostró un letal ground and pound que le quitó la marca perfecta al neoyorquino ante la sorpresa de varios aficionados en Las Vegas.
Rockhold perdió el título en su primera defensa ante Michael Bisping en UFC 199, pero regresó al octágono para superar a David Branch y colocarse otra vez en la fila por el combate titular.
Yoel Romero y Luke Rockhold son dos peleadores que no se guardan nada. Son finalizadores y saben que un triunfo en UFC 221 será el pase para enfrentar a Robert Whittaker por el cinturón indiscutido de la división de los medianos.

No hay nada que perder en Australia y, seguramente, veremos un duelo espectacular que no terminará con la decisión de los jueces.